Loading

Protesta contra el Campus McDonalds en Valencia

Acabo de recibir este video de una protesta estudiantil contra el Campus McDonald’s sí, has leído bien, el Campus McDonald’s en la Universidad Politécnica del País Valenciano.

Hay que ser cínico para vincular las palabras de Martin Luther King con el concepto de empleabilidad, eufemismo neoliberal utilizado para culpabilizar a cada trabajador de su situación laboral atribuyéndole la responsabilidad que le corresponde, más bien, a un sistema económico que no es capaz de generar empleos para todas y todos. A través del uso de ese concepto pretenden hacernos olvidar que hubo un tiempo en el que todo el sistema económico se puso al servicio de la consecución del pleno empleo y éste prácticamente se alcanzó; pretenden hacernos creer que encontrar un puesto de trabajo está en nuestra mano, al alcance de cualquiera, y el que no lo consigue es porque no completó su formación o no eligió la adecuada; pretenden que asumamos, una vez más, unas responsabilidades que no nos corresponden, difundiendo una ética de la culpa que convierte al desempleado en un fracasado social, quedando nuestros gobernantes eximidos de su obligación de buscar el máximo bienestar para todos, algo que en nuestras sociedades contemporáneas debe pasar, necesariamente, por la integración en el mundo del trabajo digno.

Hay que ser inmune al sufrimiento social para ir a ofrecerles a los jóvenes que tienen la tasa de desempleo más alta de toda la Unión Europea (a pesar de que su nivel de cualificación es el más elevado que ha tenido la historia de este país) que su futuro laboral puede estar vinculado a una empresa como McDonald’s, paradigma de trabajo precario, de comida insalubre y empresa abanderada de la dimensión alimentaria del imperialismo norteamericano, capaz de arrasar las formas tradicionales de producción de alimentos y de alimentación de comunidades, regiones y países completos.

Hay que haber olvidado, si alguna vez se supo, cuál debe ser el sentido de una universidad pública y qué tipo de ciudadanos debemos contribuir a formar en ella: ciudadanos críticos, educados en el respeto y tolerancia pero que sepan anteponer y hacer anteponer la dignidad a los intereses de los mercaderes; que cantar las verdades del barquero a quienes quieren convertir la universidad pública en campus de adoctrinamiento en la ideología dominante y de reclutamiento de mano de obra servil y reproductora, en su servilismo, de los intereses de la clase dominante.

Ese tipo de estudiantes son, en definitiva, los que protagonizan esta protesta frente al Campus McDonald€™s. Todo mi respeto hacia ellas y ellos; necesitaríamos muchos así en nuestras aulas.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

El Blog de Alberto Montero usa cookies para que disfrutes de una mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR