Loading

Podemos y los tiempos de cambio

Con independencia de mi opinión sobre el sentido y el papel del Parlamento Europeo, tal y como lo expresaba en la última entrevista para los amigos de la Onda Local de Andalucía, lo que ocurrió ayer en las elecciones europeas en España es algo muy relevante de cara al futuro político en este país.

Que un partido sin financiación, ni pública ni privada, y contando nada más que con los recursos conseguidos por medio de aportaciones ciudadanas; con un discurso que desborda las categorías tradicionales en las que se mueve la izquierda anquilosada y que, no por ello, deja de ser de izquierdas, por mucho que a ésta no le guste eso de los de arriba y los de abajo y trate de desprestigiarlo arrogándose la condición de agencia calificadora de la pureza ideológica; que se sustenta sobre la cara visible de un personaje mediático pero no por ello bobo, como la media de los que los rodean en las tertulias a las que acude, en lugar de sobre la fuerza de una militancia que la izquierda no ha entendido que ya apenas existe, que la política en tiempos de convulsión, desestructuración y derrumbe se hace de otra forma; que ha llamado a las cosas por su nombre, introduciendo categorías nuevas en el discurso político, que vienen a significar casi lo mismo que las antiguas, pero que vienen a aportar aire fresco a una retórica que suena antigua a pesar de que siga expresando realidades vigentes; al que se le tacha de populista porque habla como el pueblo, se dirige al pueblo y se alinea con los sentimientos del pueblo; y que ha aprendido de lo que son los procesos de descomposición social en uno de los continentes donde más intensamente se han dado éstos y donde, además, se han promovido a través del mismo mecanismo silente de opresión, la deuda; que todo esto ocurriera ayer es, como decía, algo muy importante. Pero, además, también dice mucho del trabajo y de los análisis que muchos compartimos durante años y que, nos decían, no eran extrapolables a nuestra realidad, mientras nos miraban desde la superioridad eurocentrista que también y tanto conocemos.

Lo que pueda pasar a partir de ahora nadie lo sabe. Lo que sí sabemos es que todo va a empezar a cambiar: en la izquierda y en la derecha; arriba y abajo; en Europa y los estados europeos, sobre todo como consecuencia del ascenso de la extrema derecha, la verdadera fuerza transformadora en estos momentos en Europa.

Vienen tiempos de cambio, y de cambios convulsos. Pero, mientras tanto, permitidme que recuerde aquella presentación de Podemos en Málaga hace ya algunos meses. Mucho de esto comenzaba por aquel entonces.

 

One comment

Deja un comentario

Uso de cookies

El Blog de Alberto Montero usa cookies para que disfrutes de una mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR