Loading

Luz de La Paz

Llegué hace unos días a La Paz y estaré aquí­ durante unas semanas. Comienza el invierno y el aire se vuelve seco y eléctrico como una tormenta sobre un desierto frí­o. Durante las noches las narices se atoran y la garganta se reseca; el sueño va y viene a golpe de tragos de agua y trapos húmedos. Cuesta descansar. Pero esos inconvenientes se olvidan cuando, al amanecer, la luz lo baña todo y se convierte en una presencia más por las calles de esta ciudad abigarrada. No es una luz cualquiera. Es una luz que brota del suelo; que cae del cielo; que llega desde las nieves perpetuas del Illimani y la Cordillera Real para imponer su reinado en el altiplano.

La luz de La Paz en el mes de junio es una luz que duele y abrasa; alumbra y prende; baña y seca. Pero, a cambio, purifica la mirada, revela todo lo que los hombres quieren ocultar y ofrece, al caer la tarde, las llamas de un ocaso que darán paso al frí­o, las estrellas y el vino.

Para todos que aquellos que disfruten de la luz, La Paz es su destino; nuestro destino.

 

2 comments

  1. Nunca se vive suficiente sin embargo, tú sí sientes el agua que te da la lluvia, miras lo grande que es el cielo y abres caminos cuando hay estrellas, por eso tú sí eres capaz de ver y apreciar la luz que cae del cielo de la Paz.
    Eres capaz de dejar a un lado los números y dedicarte un instante a mirar al cielo cuando el sol se va a poner, vuelas como un pájaro sobre la mañana y la noche y sabes que hay que vivir como si el mañana no existiera.
    Es tiempo de ver cómo la gente se levanta, pero mientras deciden qué hacer con sus vidas, sigue volando como un pájaro libre y quién sabe, a lo mejor algún día, dos pájaros libres como nosotros podremos enseñar a la gente que la felicidad se encuentra en cualquier lugar, momento, a lo largo del camino pero nunca al final.
    Disfruta de esos momentos y de los buenos vasitos de vino.
    saludoss

  2. Alicia, cuando te pones trascendente eres peor que yo, que ya es decir :))
    Anda y sigue con lo tuyo, que ya falta poquito. Por cierto, conoceré a aquí en estos días a un señor que va a rodar un documental sobre los movimientos de niños trabajadores en Bolivia. Ya te contaré.
    Saludos y vamos que ya queda poco para que pises este continente 😉
    Alberto

Deja un comentario

Uso de cookies

El Blog de Alberto Montero usa cookies para que disfrutes de una mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR