Loading

Retorno a La Paz

Ayer llegué a La Paz nuevamente y para apenas una semana. A la alegría del reencuentro con amigos que te reciben como si todo un año no hubiera pasado se une la de llegar justo en el momento en el que Evo Morales conseguía una victoria rotunda en las elecciones generales. Una victoria que le permite enfrentar su próximo mandato sin las ataduras y trabas de una oposición que, como en el caso venezolano, en cuanto se vio sacudida por la aparición de un líder con el que las clases populares se sienten plenamente identificadas se quedó fuera de juego y desapareció de la arena política (lo cual, dicho sea de paso, no siempre es bueno). Síntoma inequívoco de que su proyecto no sólo era minoritario sino de que se encuentra ampliamente agotado en un país que, ya de por sí, mira a su historia con cansancio y hastío.

El reto que se abre ahora no es menor: desarrollar el texto constitucional para ir dándole forma a la nueva República Plurinacional de Bolivia. Un proyecto que sitúa en la inclusión de la mayor parte de la población, hasta ahora invisibilizada, su meta más ambiciosa y, por tanto, en la medida definitoria de su éxito o de su fracaso relativo.

Ahora ya no caben excusas. Las condiciones están dadas para que el avance pueda producirse en condiciones óptimas; para que las transformaciones sean profundas y radicales a favor de los más desfavorecidos. Y éstos las están esperando; no otro es el sentido del mandato encomendado a Evo Morales en estas elecciones ni otro puede ser  norte de todas sus acciones de gobierno. ¡Que la Pachamama lo guarde!

 

One comment

Deja un comentario

Uso de cookies

El Blog de Alberto Montero usa cookies para que disfrutes de una mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR