Loading

La ministra de Economí­a se apunta al rojerí­o

Elena Salgado dice que ganar el Mundial será bueno para la economía española porque, según ella, “ganar un mundial es una prueba de que cuando nos proponemos algo, lo conseguimos, y que además nos crecemos ante las dificultades. Todo eso es bueno, da confianza en nuestro país, dentro y fuera, y eso también será bueno para el PIB”. ¡Toma ya análisis sesudo de la ministra de Economía del país cuya tasa de desempleo duplica a la de la media comunitaria!

Menos mal que no lo perdimos porque, si no, hoy mismo el resto del mundo se habría dado cuenta de que estamos en crisis, la Bolsa se habría hundido, el riesgo país se habría disparado hasta la estratosfera, el paro habría llegado a los cinco millones de desempleados e, igual, hasta el gobierno hubiera tenido que dimitir en bloque.

Además, ya puestos a ver lo bueno, también deberíamos haber valorado las posibilidades de haber perdido y, por si acaso, y dado que el futuro del país estaba en sus botas, tendríamos que haberles subido un poquito más la prima a los futbolistas. ¿Qué son 600.000 euros por defender no sólo los colores de tu país sino también por salvarlo de la hecatombe económica?

Pero lo que me parece más grave es que la ministra peca de un cinismo que se podía ahorrar cuando se atreve a plantear que el principal problema que subyace tras esta crisis es de confianza, es decir, de condiciones subjetivas ignorando que difícilmente puede ser de otra manera. Tratamos de convertir la economía en una cuestión de psicología barata olvidando lo básico: que las condiciones subjetivas cambiarán cuando, realmente, cambien a mejor las condiciones objetivas.

Y, si tiene dudas al respecto, que se siente con alguno de los más de cuatro millones de desempleados a los que seguro que les hace muy poquita gracia oír que el origen de su problema es que son unos desconfiados, que esto se arregla a base de ganar mundiales y que, tranquilos, que dentro de nada encontrarán empleo porque una victoria en el Tour de Francia está a la vuelta de la esquina.

 

2 comments

  1. Juro y perjuro que la idiotez es la nueva religión.

    No sólo he perdido toda confianza en este gobierno, sino que ni siquiera lo reconozco. ¿Qué narices es esto? ¿Neoqué?????

    Entiendo que enfrentarse a los Gtantos directamente es un gran riesgo, pero servir de felpudo, es vendernos a todos muy baratos y en lote para pertenecer al club.

Deja un comentario

Uso de cookies

El Blog de Alberto Montero usa cookies para que disfrutes de una mejor experiencia de usuario. Al continuar navegando das tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR